REFLEXIÓN SOBRE PERIODO DE PRÁCTICAS EN PROYECTO HOMBRE ALMERÍA

Durante estos meses de experiencia en Proyecto Hombre Almería, he podido adquirir y reforzar conocimientos tanto a nivel personal como a nivel profesional. Gracias a las terapeutas, así como al ambiente de trabajo del centro se propicia el compañerismo y el aprendizaje de habilidades terapéuticas.

El objetivo principal de Proyecto Hombre es la autonomía personal, y eso se extiende tanto a los usuarios y familiares como a las terapeutas, promoviendo el conocimiento de uno mismo y de nuestras responsabilidades. La importancia de hablar claramente, decir las cosas sin justificaciones, profundizando en actitudes, identificando y pidiendo necesidades, mirándose continuamente y mostrando amor responsable, a uno mismo y a las demás personas, son valores fundamentales en el centro.

Utilizando la confrontación como herramienta terapéutica se consigue reducir la ambigüedad, propiciar honestidad, eliminar defensas, poner a la persona en contacto consigo mismo y con su realidad y ayudarle a marcarse objetivos y compromisos.

Yo he sido testigo de la evolución de muchas personas en el centro, de su búsqueda de riesgos, miedos, objetivos y responsabilidades. He sido testigo del cambio. El poder tener la oportunidad de conocer y participar en todas las actividades que se realizan, observando y participando han sido experiencias que me han permitido poner en práctica conocimientos adquiridos, así como adquirir muchos más.

Yo considero que el voluntariado es un regalo, y el primero que me enriquezco soy yo. Para mí es un regalo Proyecto Hombre y estar allí. Cualquier persona puede salir de donde esté, romper sus cadenas y salir de la situación en la que sea esclavo.

En Proyecto Hombre Almería se lleva a cabo un proceso de reeducación digno de admirar.

Acabo con unas palabras que definen a todos los que hemos pasado por Proyecto Hombre:

“Somos gente normal y corriente, somos de muchos lugares diferentes, pero hay algo que tenemos en común. Creemos que cuando los sueños son compartidos, pueden convertirse en la fuerza más poderosa para cambiar el mundo. Nos dirán que los sueños son solo sueños, pero les demostraremos lo contrario. Porque todo lo que tenemos hoy, fue una vez un sueño.”

Alejandro Quesada Fernández 
Psicólogo en periodo de prácticas en PHAL