fbpx Skip to main content

Escuchaba decir “La magia de Proyecto Hombre”. ¡Quién me iba a decir a mí que, 4 meses después, entendería el maravilloso significado de esta expresión!

Escribo estas líneas tras las lágrimas de la despedida. Hay quién dice que debo de estar contenta pues, finaliza una etapa larga y nada fácil, pero, hay quien, como yo, piensa que finaliza una etapa en la que se ha quedado un trocito de mí.

Los primeros días de nervios, incertidumbre, expectación,… dejaron paso a disfrutar cada uno de los instantes que he pasado en esa CASA. Destaco esta palabra pues sin duda Proyecto Hombre Almería es eso, un gran hogar. Un hogar en el que una vez cruzas su puerta te resulta inevitable no involucrarte en todas y cada una de las personas que allí VIVEN.

Allí viven sus sueños, sus miedos, sus penas y sus alegrías, resultando imposible no implicarte en las historias de todos sus habitantes, los usuarios. Éstos me han hecho comprender que, con esfuerzo, constancia y sacrificio todos nuestros sueños se pueden lograr. También me han enseñado que esa palabra que me sonaba tan extraña “confronto”, podía dar resultados maravillosos.

A nivel profesional, he podido adquirir numerosos conocimientos de los cuales no te dotan los libros ni las clases magistrales en una facultad, conociendo la realidad de aquellas personas que precisan de una ayuda para lograr su completo bienestar.

Sin duda, el tratamiento de las adicciones y las conductas desadaptativas han resultado de mi interés desde el inicio de mi formación como psicóloga, pero, debo reconocer, que jamás hubiese imaginado los grandiosos resultados que se podemos obtener mediante el trabajo desde la perspectiva humanista con perseverancia, respeto, empatía y amor responsable.

Para concluir me gustaría finalizar dando las gracias:

A vosotras Terapeutas, gracias por permitir formarme como profesional, pero sobre todo gracias por enseñarme a ser un poco mejor persona. A través de la confianza y la responsabilidad puesta en mí, me habéis permitido sentir que formaba parte de ese Equipo. Un Equipo que, unido, hace magia potenciando lo mejor de cada una de las personas que nos acercamos a vosotras.

Equipo de Prevención y Administración, no me olvido de vosotros. Sin duda sois una parte culpable de que un trocito de mí se quede en esa casa. Vuestras tareas y encargos han hecho que aprenda un poquito más cada día. Además, ¡¡Las sonrisas de esos despachos serán difíciles de olvidar!!

A vosotros usuarios, continuad remando para llegar a ese lugar maravilloso que aún se encuentra escondido. Al principio será raro, incluso incómodo, pero os aseguro que merecerá la pena. ¡Por vuestra sonrisa y la de vuestras familias todo esto cobra sentido!

Familias, no desistáis. Entereza, optimismo, esperanza y amor es todo lo que os define. Sois una pieza clave de esta gran familia. Sin vosotros todo lo que allí dentro sucede no sería posible.

“La diferencia entre ganar y perder a menudo consiste en no abandonar”

– Walt Disney –

Ana Morales Montoya.
Alumna de prácticas- Máster en Psicología General Sanitaria