,

Reflexión Periodo de Prácticas

 
Tahila Alice González Rodrigues
El periodo de Prácticas en Proyecto Hombre ha sido una experiencia muy positiva para mí. Me ha ayudado a poner en práctica la teoría aprendida durante los últimos 5 años de mi vida en el grado de Psicología.
 
Desde el principio, Asociación Alba-Proyecto Hombre Almería era mi primera opción para realizar las prácticas, ya que compañeros que las hicieron ahí me habían dado muy buenas referencias, además de porque la temática de las adicciones siempre había llamado mi atención.
 
Desde el momento que llegué me sentí arropada por las Terapeutas que fueron atentas, me explicaron la metodología del Centro y no tuvieron inconveniente en resolver todas mis dudas a pesar de que muchas de ellas ya me las habían resuelto, han sido en todo momento pacientes y se han adaptado a mi ritmo de aprendizaje. Me proporcionaron la teoría en que se basa el Centro y cómo se organizan los grupos de autoayuda para que entrase lo más rápido posible en la dinámica.
 
A nivel profesional, Proyecto Hombre me ha ayudado a conocer cómo funciona una entidad de esta índole desde el interior. Cuando comencé en los grupos de autoayuda me encontraba cohibida, no intervenía y cuando lo hacia era de manera escueta, poco a poco, conforme fui cogiendo confianza con el grupo y me familiaricé con la dinámica (y también gracias a que mi tutora me instó a ello) empecé a intervenir más. Actualmente, no me siento incómoda en ninguna actividad, participo en los talleres, en los seminarios y en los grupos de autoayuda. Gracias a que me han dado la oportunidad de acompañar a todas las Terapeutas del Centro, he podido observar la forma en que trabajan cada una de ellas y así he conseguido incluir en mi propio repertorio de herramientas lo que más me ha gustado o siento que más encaja conmigo de todas ellas.
 
A nivel personal, me ha servido para conocerme más a mí misma, reconocer en otras personas errores que cometo yo también y así aprender formas de enmendarlos o no volver a repetirlos en un futuro. Además, me he sentido parte de la familia de Proyecto Hombre, la cercanía con los trabajadores del Centro y los usuarios ha hecho que sea muy agradable la estancia y los eventos en los que he participado con Proyecto Hombre como la Maratón o la fiesta de Carnaval han sido muy gratificantes y divertidos y me han dado la oportunidad de conocer mejor a los usuarios en un ambiente sano y con un trato más personal (adjunto foto de la fiesta de Carnaval).
 
En definitiva, me voy con la sensación de haber aprovechado el tiempo, de haber tenido la oportunidad de aplicar todo lo que sé, ampliar mucho más mis conocimientos, haber cogido soltura en este ámbito y sobre todo de haber disfrutado con mucha ilusión esta experiencia.