fbpx Skip to main content
  • El perfil de las personas atendidas es un varón de 34 años con estudios de ESO, mientras que en el caso de las mujeres la edad asciende a los 45 años, todos ellos integrados en el mercado laboral.
  • Casi el 31 por ciento de los jóvenes que demandan asistencia en Proyecto Hombre lo hace por problemas comportamentales asociadas al uso inadecuado de las TRICs.

Proyecto Hombre Almería cerró el año pasado con un total de 242 personas atendidas dentro de sus programas de tratamiento y 1.282 en los programas de prevención, teniendo en cuenta que los programas de tratamiento son procesos de continuidad que se mantienen aunque termine el año para que la persona pueda finalizar su plan de rehabilitación. Así se recoge en la memoria correspondiente a 2022 que ha presentado la directora presidenta de Proyecto Hombre Almería, Ana Isabel Mazón, en un acto desarrollado en las instalaciones de la Universidad a Distancia en Almería (UNED). Según los datos que se recogen en la memoria el perfil medio de la persona que recurre a los programas de Proyecto Hombre es un varón de 34 años de edad, vecino de la capital con estudios finalizados de ESO y que se ha incorporado al mercado laboral. La demanda de tratamiento es por consumo de cocaína. En cuanto al perfil de las mujeres que acuden a PH es de 45 años, incorporadas al mercado laboral que demandan tratamiento por consumo de cocaína o de alcohol en un 33% por igual. Respecto a los jóvenes, a diferencia de los adultos, la demanda de las mujeres se sitúa por encima de la de los hombres, situándose en un 54%. La edad media es de 16 años y la demanda principal de tratamiento es por consumo de cannabis.

PROBLEMAS COMPORTAMENTALES ASOCIADOS AL USO ABUSIVO DE LAS TRICs

Continuando con la tendencia iniciada en años anteriores tanto hombres como mujeres que acuden a PH Almería se encuentran incorporados al mercado laboral, de ahí la importancia que se le da al desarrollo de los planes de prevención en las empresas. Asimismo, se mantiene el nivel de estudios universitarios de las mujeres por encima de los hombres. Según se recoge en la memoria las sustancias más consumidas son cocaína en los hombres y cocaína y alcohol en las mujeres, mientras que los jóvenes lo que más consumen es el cannabis. Entre estos últimos hay que destacar que aunque demandan tratamiento principalmente por consumo de cannabis, la mayoría hace además uso abusivo del alcohol. Un dato importante es que el 31% de los jóvenes que acude al centro lo hace por problemas de comportamentales asociados al uso abusivo de las TRICs (Tecnologías de las relaciones, informaciones y comunicación).

Además, el 36 % de nuestros jóvenes presenta algún tipo de trastorno mental. Se trata de trastorno negativista desafiante, psicopatía, TLP, depresión, trastorno por ansiedad, trastorno de estrés postraumático, lo que supone una dificultad grande de estos perfiles de jóvenes en la integración familiar, escolar y social. Conllevando la frustración y la incomprensión del joven ante un mundo de exigencias a las que no puede alcanzar.

LA IMPORTANCIA DE LA PREVENCIÓN

Prevenir el consumo de sustancias es el primer paso para que las adicciones no se produzcan. Desde PH Almería se da mucha importancia a la labor de prevención y todos los años se desarrollan programas en centros educativos y empresas. Durante este año se han llevado a cabo 18 talleres de formación a mediadores, mediante el programa Forma Joven del IAJ sobre el uso adecuado de los móviles y sobre los juegos de apuestas por internet Se han realizado en Almería capital y provincia 2 en Roquetas de Mar, 2 en Vícar, El Ejido, Adra, Las Norias, Cantoria, Serón, Pulpí y Aguadulce. Asimismo se han realizado programas de prevención universal de ‘Ciudades ante las Drogas’ en Antas y Zurgena y programas generando espacios de salud y fomento de actividades de ocio y tiempo libre saludable mediante el IRPF andaluz en los IES La Salle, de Almería, y Mar Serena, de Pulpí. Por último, se ha llevado a cabo el programa ‘Juego de Llaves’ en los institutos Argar, Azcona, Rubio Ortiz y La Salle.

SENSIBILIZACIÓN E INFORMACIÓN

Durante todo el año pasado se llevaron a cabo campañas que tenían como objetivo la sensibilización de la sociedad ante el consumo de drogas y la información sobre el problema de las adicciones. Así, PH Almería se sumó a la campaña digital nacional ‘Con P de Prevención’ para concienciar sobre la importancia de abordar la problemática de las adicciones antes de que ocurran. Además, difundimos la campaña #LaMejorRedSocial para poner en valor la importancia del voluntariado.

Asimismo, se presentó ante los medios de comunicación la Guía Periodística que tenía como objetivo informar del tratamiento adecuado de los temas de adicciones sin caer en estereotipos y destacar el papel del periodista como agente preventivo. Por otro lado, realizamos actividades presenciales en distintos puntos de la provincia para acercar a las personas más jóvenes a talleres de ocio saludables, sensibilizadores y preventivos. De esta manera, celebramos el Día en Familia participando en la iniciativa del Consejo Provincial de Familias de la Diputación Provincial de Almería; se tuvo presencia junto a la Delegación de Salud en meses informativas contra el VIH-Sida; se difundió información en mesas en el campus de la Universidad de Almería; se colaboró con el Hospital Universitario Torrecárdenas en la Carrera Sin Humo; y dentro de internet
se llegó a más de 86.000 personas. Además, se tuvo un total de 2.205 seguidores, con 2.751 visitas a los perfiles y teniendo más de 10.000 interacciones en nuestras 270 publicaciones realizadas. Por último PH Almería participó en la newsletter de la Asociación Nacional de Proyecto Hombre y en la revista ‘Nuestras Voces’ de tirada nacional.

APOYO FAMILIAR Y VOLUNTARIADO

La memoria de 2022 detecta que la demanda de tratamiento de las mujeres menores de 18 años ha superado al de los jóvenes varones 54/46 a diferencia de los perfiles de adultos se encuentra por lo general en una proporción de 20/80. Este año el 16% de mujeres mayores de 18 años solicita tratamiento. Según los estudios de género y adicciones las mujeres sufren mayor estigmatización que dificulta su acceso a los tratamientos: ser mujer, la ruptura del rol que representa y por tener por lo general mayores cargas familiares. Sin embargo, en el caso de las menores de 18 años se observa que no hay cargas familiares y hay una familia que le respalda.

Durante la presentación de la memoria la directora presidenta de Proyecto Hombre Almería puso de manifiesto el importante papel que desempeña el voluntariado en el día a día de la asociación al señalar que “da sentido diariamente al término solidaridad y se convierte en un modelo de referencia y normalización ofreciendo la perspectiva de que hay otras formas de vivir, con autonomía y con un estilo de vida saludable”. Durante el año pasado el voluntariado fue cogiendo fuerza y ha supuesto una vuelta a la normalidad retomando muchas de las actividades que se habían interrumpido por la pandemia de coronavirus.

INFORMACIÓN SUBORDINADA O APOYO

Proyecto Hombre lleva a nivel nacional más de 30 años trabajando con personas con problemas de adicción. Solo en 2022 más de 108.000 personas participaron en sus programas e intervenciones en el ámbito de la prevención. Desde el inicio de la aplicación de estos programas hasta la actualidad se ha alcanzado a más de 1.500.000 personas.

De acuerdo con los datos del Observatorio 2022 de Proyecto Hombre sobre el perfil de las personas con problemas de adicción en tratamiento la edad de inicio de consumo problemático de alcohol en cualquier dosis y de cannabis es, de media, a los 16 años.
Según datos del ESTUDES (2021), el alcohol es la sustancia psicoactiva con mayor prevalencia de consumo entre los estudiantes de 14 a 18 años: el 73,9% de los jóvenes reconoce haber consumido bebidas alcohólicas alguna vez en su vida. El tabaco se coloca en segunda posición en cuanto a consumo. El 38,2% de los alumnos de 14 a 18 años afirma haber fumado tabaco alguna vez en la vida. El cannabis se considera la tercera sustancia psicoactiva más consumida por los estudiantes de 14 a 18 años (tras el alcohol y el tabaco) y la primera en la categoría de drogas ilegales. Los datos muestran que el 28,6% de los jóvenes declara haber consumido cannabis alguna vez.

Especial atención se presta a las circunstancias que aumentan los factores de riesgos en la población joven como son la normalización del consumo, la accesibilidad a las drogas legales a los menores de edad, el uso recreativo de las drogas y la invisibilidad de las adicciones como problema.

Leave a Reply