«MI EXPERIENCIA COMO TERAPEUTA EN PHAL»

Cuando me incorporé al equipo de Proyecto Hombre sentí el calor de una gran familia. Pronto me adapté a su filosofía de trabajo y a la idea de que la persona tiene el potencial para cambiar. Todo el trabajo que se hace en Proyecto hombre va dirigido a que la persona sea consciente de cómo afrontar los problemas, detectar sus dificultades, analizar si está satisfecho con su vida, solucionar los problemas y gestionar su vida en cuanto a tiempo libre, trabajo y relaciones sociales. En definitiva, se trabajan todas las áreas que integran a la persona. La adicción se considera como el síntoma de un problema que reside en la persona y coloca a esta en el centro del proceso.

Los usuarios cuentan con muchas resistencias a la hora de iniciar un programa ya que vienen con una idea generalizada de que la solución es abandonar el consumo y no contemplan la idea de hacer un trabajo personal. Pero para Proyecto Hombre es esencial que la persona conozca el motivo por el cual acude al consumo. Cuando deciden hacer el programa es muy gratificante el cambio inicial y aún más ver como la persona consigue hacerse cargo de su vida y de cómo se siente. Como terapeuta siento mucha satisfacción cuando llega el cambio en la persona, ese “clic” que hace que se libere de sus miedos y por fin deje de escapar para coger las riendas de su vida. Es entonces cuando con trabajo, constancia y esfuerzo consiguen asumir la responsabilidad de sus actos, sin culpar a otros, sin justificarse. Empiezan a elegir qué quieren y comienzan a ser dueños de su propia vida, fijándose en el día a día.

Otra parte importante de Proyecto Hombre a resaltar es la involucración y el apoyo de la familia en todo el proceso terapéutico-educativo. Se acompaña y se cuida a la familia en todo momento, dándole pautas que sirven de guía para el proceso de trabajo, resolviendo sus dudas y ofreciéndole el grupo de autoayuda que les aportará el apoyo para recuperarse. Es de admirar la fuerza que muestra la familia (madres, padres, amigos, parejas, hijos…) en el proceso, esa fuerza y el amor que mueve a la familia es algo que me llevó día a día para mi vida.

 

Iluminada Fenoy Moreno
Terapeuta de Proyecto Hombre