“Mi experiencia como alumna en prácticas en Proyecto Hombre”

Recuerdo aquel día que crucé la puerta de Proyecto Hombre por primera vez. Fue una sensación extraña, tenía muchas emociones juntas: alegría, nervios, miedo, entusiasmo…

Al principio estaba más cohibida, porque nunca había realizado prácticas en ningún sitio, pero elegir PHAL fue la mejor elección. Cuando estás aquí, te das cuenta de que el equipo no son solo trabajadores, son una familia junto con los usuarios. Una familia que te trata con los brazos abiertos, y que siempre que te ve, tiene una sonrisa puesta para ti. Y es que, sin conocerte de nada, se preocupan por ti y te tratan como uno más.

Con personas que te tratan tan bien, nunca puedes tener un mal día; y si lo tienes, ya se encargan de hacer que ese día sea mejor.

He de decir, que en el tiempo que he estado, he aprendido muchísimo y me han ayudado en todo lo que necesitaba. He tenido la suerte de poder estar en prevención y en tratamiento, y el trabajo que se hace en ambas partes, es un trabajo enorme. También pienso que he crecido y mejorado como persona, que valoro cosas que antes no valoraba y sobre todo que con muy poquito, puedes alegrar y ayudar a una persona.

En referencia a los usuarios, quiero decirles que hay momentos en los que el proceso se hace cuesta arriba y cuesta un poquito más, pero con ganas e ilusión todo se consigue y vosotros/as ya estáis en camino de conseguirlo.

Siento que un pedacito de PHAL va a ir siempre conmigo…

Almudena
Práctico del CFGS de Integración Social