EDUARDO GALEANO – EL DERECHO AL DELIRIO