,

«CON LA DROGA LO PIERDES TODO, PERO SALÍ Y GANÉ. PROYECTO HOMBRE ES MI FAMILIA»

Recientemente el rotativo DIARIO DE ALMERIA publicaba una entrevista con Sebastián, antiguo usuario y en la actualidad voluntario de PROYECTO HOMBRE ALMERIA. Este era su testimonio. Al final del artículo figura el enlace a la edición digital de DIARIO DE ALMERIA.

«No tengo palabras para agradecerle a Proyecto Hombre lo que ha hecho por mí. Es mi familia», confiesa S.R.M., un almeriense de 44 años que gracias a la generosa ayuda de colectivos como la Asociación Alba (que gestiona Proyecto Hombre en Almería y ahora celebra su décimo aniversario) ha dejado atrás un pasado del que no le importa recordar lo malo para aprender en el presente y mejorar en el futuro. S.R.M. es un hombre llano, sincero, de palabra honesta y amable. Su esfuerzo para superar la adicción a la droga en Almería le ha cambiado la vida, le ha dado un trabajo (desde hace dos años) y le ha vuelto a hacer feliz. Su historia es la de muchas personas a las que el primer consumo les llevó a una vida caótica. Sin embargo, su caso es perfecto ejemplo de superación para los demás. 

Ahora todo es distinto para Sebastián: «Tras cinco años de proceso para abandonar la adicción, y eso es mucho tiempo -más de lo normal-, ahora estoy como voluntario en Proyecto Hombre. Vengo una vez a la semana por las tardes e intento ayudar en todo lo que pueda. Estoy atento a los chicos, conozco sus casos y trato de poner de mi parte para que su funcionamiento sea aún mejor, que ya es difícil». Sebastián sólo tiene palabras de agradecimiento para la asociación: «Es mi familia. Me han tratado como a un hermano, como un hijo… Proyecto hombre es una palabra muy corta para un significado tan largo. Hacen una labor tremenda, te tratan con profesionalidad, con alegría. No hay palabras para describirlo». 

La vida le ha cambiado de forma drástica: «Se han transformado muchas cosas. Antes estaba encerrado en la adicción y no hacía nada más aparte de ello, o muy pocas cosas. Ahora pinto, trabajo, me voy con la bicicleta, quedo con amigos a tomar café… soy libre, puedo hacer muchas más cosas y tengo la libertad de elegir. Hago cosas que antes consideraba cursis». Años atrás, todo era distinto: «Llega un momento en el que te da igual todo, la vida te llega a importar muy poco. La droga se adueña de tu vida». 

Su pasado es complicado, pero ahora, con sólo el dolor del recuerdo -que cada vez es menor-, es posible echar la vista atrás: «He pasado muchas dificultades. He estado consumiendo muchos años y te llegas a encontrar casi solo. Tenía a mis tios y a amigos, pero me ví casi solo». 

Pero para S.R.M., su historia, antes abocada a un futuro demasiado incierto, cambió en el momento en que abrió los ojos y pidió ayuda: «Entré al Proyecto Hombre porque llegó un momento en el que ya no podía seguir más así con mi vida. Por medio de una persona relacionada con la iglesia que me recomentó venir aquí a esta asociación. Vine y aquí me quedé». 

El proceso para eliminar el deseo de consumir fue duro: «Es difícil, porque piensas que hay cosas que no puedes hacer o que no quieres hacer, pero te vas dando cuenta de que es necesario y lo vas consiguiendo. No hay nada imposible si te vas marcando retos, pero lo mejor es poder superarlos. Ahora tengo muchísimos amigos, gente con la que hablar, que me respetan, a las que respeto y en las que puedo confiar». S.M.R. no tiene palabras para describir el día en que terminó el proceso: «La gente que te rodea se va dando cuenta antes que tú, se van dando cuenta de que te encuentras mejor y entonces te das cuenta de que todo funciona». 

Sus consejos, tras todo lo vivido, son claros: «Con la droga pierdes todo, yo salí y gané. Se puede, claro que se puede. Me encuentro a muchos jóvenes y me veo reflejado en ellos». De aquí en adelante, todo lo que le queda a este almeriense por delante es camino por andar: «No sé si voy a recuperar el tiempo perdido, porque, como todos, uno se va haciendo viejo. Pero pienso seguir viviendo experiencias que antes ignoraba y, sobre todo, ayudando a los demás como voluntario».

http://www.elalmeria.es/article/almeria/1373486/con/la/droga/pierdes/todo/pero/sali/y/gane.html