Escape Room

Bendita actividad, que se está convirtiendo en una especie de tradición para cumpleaños o sorpresas de algún tipo, la cual nunca falla por lo que estoy comprobando, ya que se trata de un momento de grupo, para compartir (como ya hacemos habitualmente en nuestras sesiones semanales), pero de una manera más relajada, informal, amena, extrovertida, libre, etc., pero respetando los valores que seguimos aprendiendo cada día.

Casualidades de la vida, hablo de una actividad que tiene mucho que ver (al menos para mí) con lo que trabajo yo y todos mis compañeros en este proceso en el que nos hemos iniciado para mejorar y aprender cómo funciona la vida y la mente de cada uno con sus miles de problemas, fallos y alegrías. Ahora entenderéis. Esta actividad, como su propio nombre indica (en inglés), consiste en escapar de una habitación a través de pistas que vas encontrando por el camino, de la cual puede ser que escapes o que te quedes atrapado, pero siempre habiendo afrontado e intentado con todas tus fuerzas salir de ese «problema». Tal y como yo lo veo, la vida es exactamente igual o al menos muy parecida, ya que nos va poniendo piedras que hay que esquivar o saltar con la ayuda que sea necesaria, pero siempre va a ser mejor en grupo, apoyándote en la persona que tienes al lado. No quedándote solo en la oscuridad de tus problemas. Como he dicho podrás escapar o no, pero si lo afrontas, saldrás fortalecido y de la mano de la gente que te quiere. Saldrás feliz, contento, motivado, seguro, firme, fuerte, con ganas de seguir siendo valiente. Al fin y al cabo, de una manera u otra, habrás conseguido tu objetivo, ESCAPAR!!!